martes, 1 de abril de 2008

Ganar como sea


Obvio, ¿a quién le gusta calentarse la cabeza? Desde que nací - y creo que antes - soy hincha de Peñarol. Bueno, Peñarol en Uruguay y Atlético de Madrid en España. Pero como dice un amigo judío, "circunscribámonos" a Peñarol. Hincha de todo. Fútbol obvio. Básquetbol (qué equipaso llegamos a tener en los 70!!!). En ciclismo. A la payana, la bolita, en ring raje a todo.

Pero ahora, luego de las inversiones que hemos comentado ha hecho peñarol, tenemos este equipo descafeinado, sin ganas y sin ganar. ¡No puede ser! Que hay que jugar con la tercera y echar a todos estos tipos. Pues que los echen.

Yo tengo bastantes años y recuerdo el Peñarol del 66 a los 70 (el favorito mío) con Mazurkiewich o como quiera que se escriba, el Tito Goncálvez, Pablito Forlán, Figueroa, Matosas, Lito Silva, Spencer, Joya, Abbadie, Rocha, y más cerca en el tiempo (hacia fines de los 60) a Nilo Acuña, Losada, Quevedo, en los 70 al Nando y sigo y sigo y sigo. Porque por jugadores no va a ser. ¿O me van a decir que Acosta era un dechado de virtudes? Simplemente que por cerca de él no pasaba nadie ... salvo testamento escrito antes.

Correr, correr y correr. Luego jugar lindo si se puede y se quiere. Pero ganar. En el último minuto, con gol en contra y de pedo. Pero ganar. Y si me apuras, ¿te acordás de Sacía echándole arenita el golero contrario en Paraguay? Esos eran jugadores. Esos metían y metían. Luego me contás. Porque si mirás la liga española, la patada más chica te la dan para quebrarte la columna. Y sin embargo, mirá que equipos.

Vamos los peña!